domingo, 5 de diciembre de 2010

El comienzo llegó....


El comienzo llegó,  la paz golpea en la puerta de tu alma… es necesario dejarla pasar, pero no sabes como abrirla, permíteme mostrarte como hacer…
Ven, es por acá,  tienes  que seguir por ese camino, no vas a estar solo, encontrarás  un grupo de gente caminando contigo…  cada encuentro tiene un porque, cada uno tendrá algo para darte y algo que recibir de ti.
Ahí está, lo ves?... es ese el sendero… habrá miseria, revelaciones, reconocimiento, resistencia, pero no habrá juicio, te caerás y te levantarás… una vez  y otra más… en cada caída, encontrarás manos amigas dispuestas a levantarte y ponerte de nuevo en rumbo… acéptalas… es tu alma puesta en cada una de ellas, deseosa del rescate.
Ya sabes, no es fácil transitar por ahí… pero a medida que camines… a lo lejos, irás viendo una luz, primero tenue, casi imperceptible, seguramente te pondrás ansioso,  domínalo y sigue con calma, a paso lento pero seguro… surgirán sentimientos nuevos y desconocidos que se enfrentarán a los de siempre, a los de costumbre… la comodidad querrá aferrarte a ellos… pero ya no hay vuelta atrás… sé valiente y sigue caminando.
Aparecerán cosas que te sorprenderán, monstruos virtuales, caras que reconocerás sin haberlas conocidos y un hada madrina… y estarás a mitad de camino con diez mochilas menos arriba… queriendo despojarte de todo lo que te pesa… calma… todo cae en el momento preciso en el instante perfecto.
Al final, te espera el amor, el puro, el verdadero, el que no tiene sombras, el  luminoso, el que rescata y permite fluir… es el amor por ti....  y te amarás…. Y entonces así solo así podrás amar… y dejarte amar…
Y ya nunca volverás a ser el mismo, aunque el camino termine y vuelvas a lo cotidiano el residuo de lo aprendido quedará ahí en el rincón más sagrado de tu ser… y solo vos tendrás la combinación que te permitirá activarlo, cada vez que así lo quieras, que así lo necesites... y solo tú, nadie más que tú, podrá hacer que lo andado valga la pena.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Rebotando...


No puedo contigo tanto como no puedo sin ti.
Reconozco sin querer reconocerlo el sentimiento bendito y maldito esta vez.
Tan segura como insegura de lo que te hago sentir, tan incrédula como crédula de lo que me haces sentir.
Hago un lugar y otro más, y dudo y me da miedo y me arrepiento después.
La incertidumbre aparece cada día,  estás, no estás, vienes y vas.
La mezcla fatal de sentimientos encontrados burbujeando en mi caldero interior.
Gritos y ruidos que parecen no terminar y la calma que llega regalando escasos minutos de tranquilidad.
El encuentro tarda pero se da y es glorioso y sabroso y  luego se esfuma, desaparece sin más.
La tormenta, las dudas, la inevitable distancia, la desazón y el volver a tropezar yo contigo, vos conmigo…
La debilidad que huele a eterna y nos ablanda, cedemos, las flechas se alinean y todo vuelve a empezar...






miércoles, 10 de noviembre de 2010

Yo sé que lo saben...



Como me gustaría hoy, que existiera alguna forma de ponerse en contacto con el cielo… digo cielo por poner un lugar… no sé exactamente donde viven las almas su vida eterna… no sé donde están…  pero ojala hoy pudiera escribir un carta o un mail, mandar un sms, llamar por  teléfono o por celular, publicar en el muro del facebook de las almas errantes… ojala existiera esa posibilidad…
Hoy mamá y papá, me encantaría poder contarles moderna y directamente, de los logros de Sebastián… no solo sus logros académicos que en este día se reconocen a través de una bandera…más me gustaría que supieran de su don de gente…  es tan especial tu nieto mamá… tan noble, tan buen hijo, tan buen amigo… él es sinónimo de Paz... y siempre te recuerda… a vos y a vos también papá… a su tata… ustedes fueron parte de los cimientos de esta personita que hoy crece parado en esas bases tan solidas.
Solo puedo agradecer… no pudieron dejar mejor legado en su ser… el tiene lo mejor de cada uno de ustedes no tengo duda de eso.
Se los extraña siempre… pero claro,  hay momentos en los que su no presencia resulta evidente y no poder discar para contarles las buenas nuevas, es el cable a tierra, la evidencia incontrastable  de la realidad.
Lástima papá que no te quedaste un ratito más con nosotros…así compartías esta alegría extra, como dice una amiga, y si, es extra, es una de tantas y sin duda no es la más importante… pero confieso que saber que estuviste tan cerca de estar y que no estás uff resulta doloroso,  da impotencia.
Cierro los ojos y me los imagino siempre viéndonos, siempre cuidándonos… y me imagino que hoy habrán festejado  abrazados y contentos, vos mami obvio habrás llorado y vos papi … mmmm puede que también….
 Como nosotros acá… ustedes ahí.
SALUD!!


martes, 2 de noviembre de 2010

Las cosas en su sitio...


El espacio es reducido, cada cosa está en su sitio,  los estantes están llenos … llenos y ordenados.
 No hay lugar para nada nuevo … aceptarlo significaría sacrificar algo que ya está arraigado a los prolijos cajones de la vida.
No hay permiso para tirar nada… no hay razón suficiente para pretender renovar.
La foto, la estructura y la necedad conviven paradójica y armónicamente.
Invierno polar por cuatro estaciones… el frio congelándolo todo y conservándolo así, tal cual está… dándole apariencia de joven y dejándole la sonrisa fija.
La comodidad, la castidad y la hipocresía se afianzan  paradójica y hábilmente.
Un sol que nunca se muestra y una luna siempre en menguante, lucen en la pintura ideal  del momento perfecto y afortunado.
La asfixia, la costumbre y la apariencia, crecen en el eterno gris real, paradójica  e inevitablemente.
La escenografía permanece intacta y la función es a todas las horas, de todos los días y apta para todo público.
El ruido de los aplausos tapa el débil llanto y amortigua el dolor paradójicamente lamentable.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Un mes después...







Hoy más que nunca creo, tal vez porque así lo necesito con todo mi ser, que los que se van, solo lo hacen fisicamente... concretamente lo que se va, lo que dejamos de ver, es el "estuche" que guardaba dentro a ese ser que existió y existirá porque nos deja su personalidad, su carácter, sus vivencias, sus emociones y eso es lo que  no muere, eso es lo que sigue y seguirá vivo para siempre en los que acá quedamos... mientras los recordemos, mientras los sintamos, acá estarán porque los llevamos dentro.

Mi papá ha sido y será un angel, una gran persona, con una riqueza de sentimientos extraordinaria ... un ser lleno de luz, de gentileza, sencillez, hospitalidad, generosidad, compañerismo ... siempre fue igual ... vivió y murió así, de la misma forma.

Es para mí un honor ser su hija, me siento muy orgullosa de ello... y agradezco hoy tener la claridad suficiente para verlo y reconocerlo.

Recuerdo nuestro último encuentro... en el que curiosamente, como si en algún rincón de nuestra conciencia algo nos hubiera dicho que era el último... nos abrazamos, nos dijimos te quiero y nos dimos un espacio para sentarnos en el sillón de mi casa, tomados de la mano, por un buen rato. Ahí estábamos los dos, como viejos compinches.

Y viene a mi memoria una cadena de imágenes de cuando era niña y caminaba a su lado... y logro hasta sentir la tranquilidad, la ternura, la seguridad que me transmitía.

Hoy puedo ver cuanto lo quise, cuanto lo quiero... hoy puedo ver su maravilloso paso por la vida... hoy puedo ver¡! ... y sé que eso, también se lo tengo que agradecer a él.

Estoy cuidada y mis hijos también... no necesito pruebas, LO SÉ.



sábado, 18 de septiembre de 2010

TRES DE HERA...


EL ALMA DE LA FIESTA.

Ella iba y venía de un lado para otro… recibía a los invitados y los regalos… incluso a muchos de ellos los abría y los colocaba en una especie de vitrina que había pedido estuviera ahí, para  tales fines.
Salió en todas las fotos y a la hora de la torta se paró estoica en el lugar indicado. Cantó, se emocionó, y si bien le faltó soplar las velitas,   pidió los deseos.
Había organizado cada detalle de la fiesta… decidido ella misma la decoración del salón, la animación, la música, la cena… todo, sin dejar nada al azar… tal vez por ello, por toda esa dedicación invertida y por la consecuente euforia que resultaba evidente, cualquiera hubiese creído que era ella la que festejaba los 40… No, pero casi… el del cumpleaños era el marido!

LA CARTA.
Durante mi infancia, con mi familia, pasábamos los veranos en Manantiales… conocí entonces una señora que seguramente no pasaba los cincuenta y pocos, pero que a mí me parecía una abuelita, una anciana.
Muchas veces la visitábamos porque ella cocinaba unos bizcochitos miniaturas riquísimos y nos invitaba… también nos regalaba tomatitos cherry que cosechaba de la mini quinta que había armado en el fondo de su casa. Siempre la veíamos limpiando, lavando o haciendo mandados… no tenía hijos… pero sí un marido que trabajaba hasta tarde.  Doña Emma, desaparecía cada día con la puesta del sol, la cual coincidía con la llegada del marido a la casa.
Una mañana, la vecina  vino hasta nuestro hogar con una carta en la mano y le pidió a mi mamá que la leyera… cuando se fue, pregunté muy curiosa si ella no sabía leer, la respuesta fue la obvia y  también obviamente quise conocer  cual era la razón por la cual no aprendía…  Entonces, mi mamá me respondió que para Emma, no era importante saber leer, pues entendía que  era suficiente con que su marido supiera hacerlo y creía  leer  a través de los ojos de él.

TIC TAC ... TIC TAC
El tiempo era su aliado, cada día que pasaba confirmaba el poder de la institución, reafirmaba el valor del matrimonio, de la familia… eso hacía que ella viviera plena, satisfecha y que estuviera cada vez más cerca de cumplir la promesa hecha ante el altar “hasta que la muerte nos separe”… Nada parcia ser más importante que cumplir con esa promesa… ni los hijos mismos. Por eso, cuando supo que su marido la engañaba enfureció, enrojeció de cólera… y lo echó… para luego perdonarlo  y recibirlo nuevamente… una y tantas veces… Sucediera lo que sucediera había algo que no iba a suceder… ella jamás dejaría de ser la "señora de Saravia" … ella jamás perdería su lugar de reina… aunque ese lugar fuera a la sombra de él… justamente para eso estaba... por eso vivía...
 Y así fue….por siempre…



sábado, 7 de agosto de 2010

Mi Plan...


Lo voy a poner por escrito, para que se sepa y sobre todo para que quede documentado.

A mis 60, me voy retirar… ya no voy a poder ocultar mis patas de gallo ni usar el pelo largo y mucho menos vestirme como una pendeja… por lo menos no en público… asique… definitivamente, ese será el momento de la huida.

Me alcanzará con una valija de ropa, el auto, la pc (conectada a internet) y el celular.

Me voy a comprar esa casa (espectacular) en Manantiales que está construida sobre las rocas, con vista a la playa… saldré a juntar mejillones algunas mañanas de invierno y en verano miraré a los turistas desde las rendijas de mis ventanas cerradas…. Y después que se ponga el sol y ya no quede nadie… bajaré en secreto a purificar mi alma y mi cuerpo en el océano.

Una tele si, una buen equipo de música, muchos CD´s (si es que para ese entonces no se extinguieron como los casetes) un montón de libros... y una esplendida estufa a leña.

El resto del tiempo... escribiré… para mí, para los que quieran leerme y por contrato, haré consultas relativas a mi profesión (de algo tendré que vivir).

Seré la vieja mística del balneario… la que ni el chico del delivery podrá ver… se tejerán miles de historias sobre mi persona… ja, como me divierte.

Mis hijos vendrán a visitarme los domingos (si quieren) seré la abuela diferente, la que no aparecerá en los actos del colegio, ni en las fiestas de cumpleaños, la rara, la bohemia (pero glamorosa) esa llena de cuentos reales e inventados para entretener a mis nietos.

Tendré un día a la semana para recibir a mis amigas… jugaremos al pocker, al rummy, tomaremos mate, whisky, algún vino tinto y disertaremos como hoy, de todos los temas que se nos ocurran… pasando por el sexo, la economía, la pobreza y por las diferentes formas de vida que habremos elegido.

Quisiera que la función termine, no mucho después de mis 80… una tarde de invierno, sentada en un comodo sillón frente a la estufa a leña y tapada con una manta liviana…pasar de un sueño a otro, sin que en el pueblo se sepa si aún estoy o ya me fui… y que el misterio siga y que algún descendiente algún día… escriba la biografía, de mis últimos años de vida…

miércoles, 4 de agosto de 2010

Te lo digo hoy...




Es que en realidad no creo en tu indiferencia.


Permíteme si, dudar de esta distancia que has impuesto con mi anuencia.

Y te lo digo hoy, que pude ver el dolor en tu cara mientras me hablabas.

Porque descubrirte dolorido, debo decírtelo, me dio calma.

Ojala la renuncia valga la pena.

Tiene que servir de algo esta condena.

No sé si estamos siendo valientes o cobardes.

Pero sé que extrañarte a propósito, me parece lamentable.

Es que en realidad no creo en tu indiferencia.

Permíteme si, creer en las miradas que se te escapan.

Y te lo digo hoy, que pude verte fumando impaciente en la entrada.

Porque descubrirte nervioso, debo decírtelo, me aplacó el alma.

Ojala el olvido llegue y nos sane.

Tiene que servir de algo que el deber gane.

No sé si estamos haciendo bien o mal.

Pero sé que provocarnos el daño, me parece anormal

Es que en realidad no creo en tu indiferencia…

sábado, 31 de julio de 2010

Hasta que la muerte nos separe...


De mi pasaje por Facultad, puedo contar anécdotas de todo tipo… seguro esto no es nada original, a todos les debe pasar lo mismo. Particularmente a mí, me quedaron secuelas o más bien aprendizajes, de aquellas vivencias...

Me faltaban solo unas pocas las materias para recibirme, ese era el último de seis intensos años, el año en el que la teórica carrera de Abogacía, le dejaba un pequeño lugar a la práctica, lo cual resultó por demás interesante.

Se trabajaba con pocos recursos, sin embargo esto no resultó un inconveniente porque se veía permanentemente compensado por el entusiasmo que se ponía en cada caso que llegaba al Consultorio Jurídico.

Ese mismo entusiasmo que me llevó a estar donde hoy estoy, me movía cada mañana muy temprano hasta la Facultad.

Aquel martes, Beatrice Nedel aguardaba a su practicante asignada (o sea yo), en una especie de sala de espera del Consultorio. Era una calidad mañana de principios de abril y ella estaba muy abrigada, incluso lucia un viejo gorro de lana que alguna vez debió ser blanco, se podía adivinar con solo mirarla que sentía frío de la vida misma.

Entre todos los asientos desocupados, eligió  para sentarse el único que estaba en un rincón.

Nunca antes la sala me había parecido tan gris, fue ese día que descubrí en la pared los rastros dejados por la humedad y lo fría que resultaba a esa hora de la mañana, a pesar del buen tiempo. Definitivamente poco alentadora. Entonces me pareció que nadie que tuviera que esperar en ese lugar, podría esperar pensando en algo bueno.

En una hora, en la que me sentí más una estudiante de Psicología que de Abogacía, me contó de su infortunado matrimonio celebrado hacía ya más de trece años pero que había durado unos escasos siete meses; de un marido que empezó alternando entre la casa y el bar, luego entre el bar y la casa hasta que un día, luego de proporcionarle a Beatrice la última de las ya frecuentes golpizas, decidió alternar entre el bar y algún otro lugar que ella decía desconocer.

A pesar de la relación tan peculiar, solo por el hecho de comprar al fin su propia casa, se decidió a traicionar la voluntad de sus padres, e iniciar por fin el proceso de divorcio.
Se trataba de un proceso fácil, separación de hecho por más de tres años, causal de trámite rápido …y así hubiese sido de no ser porque la decisión de Beatrice de iniciar los trámites coincidió con la decisión de los empleados judiciales de iniciar una huelga, entonces todo se vio bastante demorado.

Cuando por fin fijaron día para la audiencia, con cierta complacencia la llamé para avisarle, me atendió una voz que se sentía tan lejana como se puede sentir la muerte a los quince años, para mi desilusión, no recibí ninguna manifestación de alegría, solo me pidió que repitiera los datos relevantes para anotarlos y cortó después de preguntarme si yo iba a estar allí.

El día de la Audiencia por la mañana un familiar de Beatrice me esperaba en la sala del Consultorio, la hermana  me avisaba que Beatrice estaba internada, que se estaba recuperando pero que definitivamente no iba a poder concurrir a la Audiencia. Insólitamente las cosas se volvían a demorar.

Ya estábamos en Octubre y la nueva audiencia,  se había fijado para fines de diciembre.

Entre tanto yo, me casé y por mi luna de miel, me ausenté un tiempo del Consultorio... cuando por fin regresé y miré los recados, me llamó la atención uno escrito en color rojo y que decía "comunicarse urgente a la casa de Beatrice Nedel, familiar llamó reiteradamente".

No sé la razón por la cual no devolví esos llamados enseguida, si sé que cuando por fin lo hice, la que respondió fue Berta, la hermana... Beatrice había fallecido.

Aquel día, no pude dejar de pensar en ella y de alguna manera me hizo saber que estaba tranquila, porque al fin y al cabo se fue sin traicionar la voluntad de sus padres... y conservó   su matrimonio hasta el último día de su vida…

"MUESTRAME UN HEROE Y TE ESCRIBIRE UNA TRAGEDIA" (F. Scott Fizgerald)

 * este relato tiene muchos años, es uno de los primeros que escribí y lo quería compartir.

domingo, 18 de julio de 2010

Un nuevo adios...

imagen: googleimages.com


- Y como sigue?
Así de simple, perpetuo y perfecto…
- solo es perfecto el momento.
...

- Y cuanto cuesta?
A voluntad, lo que estés dispuesto a pagar…
- solo es pagar para amar.

- Y porque yo?
Permiteme elegirte sin preguntar…
- solo es preguntar para confirmar.

- Y si no quiero?
Si tu no quieres, no hay trato…
- solo trato de olvidar.


Y si no olvidas?
- vuelvo, me vas a esperar…
solo es esperar una vez más.


- Me ayudas?
Dime como…
- dejame, libérame, libértate.


Lo intento, y si no puedo?
- No tengo esa respuesta, solo ganas de llorar …
Llora amor, llora… que yo también voy a llorar.

CONTIGO (...)



Yo no quiero un amor civilizado,
con recibos y escena del sofá;
yo no quiero que viajes al pasado
y vuelvas del mercado
con ganas de llorar.

Yo no quiero vecínas con pucheros;
yo no quiero sembrar ni compartir;
yo no quiero catorce de febrero
ni cumpleaños feliz.

Yo no quiero cargar con tus maletas;
yo no quiero que elijas mi champú;
yo no quiero mudarme de planeta,
cortarme la coleta,
brindar a tu salud.

Yo no quiero domingos por la tarde;
yo no quiero columpio en el jardin;

lo que yo quiero, corazón cobarde,
es que mueras por mí.


y morirme contigo si te matas
y matarme contigo si te mueres
porque el amor cuando no muere mata
porque amores que matan nunca mueren.

Yo no quiero juntar para mañana,
no me pidas llegar a fin de mes;
yo no quiero comerme una manzana
dos veces por semana
sin ganas de comer.

Yo no quiero calor de invernadero;
yo no quiero besar tu cicatriz;
yo no quiero París con aguacero
ni Venecia sin tí.


No me esperes a las doce en el juzgado;
no me digas "volvamos a empezar";
yo no quiero ni libre ni ocupado,
ni carne ni pecado,
ni orgullo ni piedad.

Yo no quiero saber por qué lo hiciste;
yo no quiero contigo ni sin ti;

lo que yo quiero, muchacha de ojos tristes,
es que mueras por mí.

Y morirme contigo si te matas
y matarme contigo si te mueres
porque el amor cuando no muere mata
porque amores que matan nunca mueren.


JOAQUIN SABINA

domingo, 27 de junio de 2010

ES TAN BELLA MI BANDERA... nada iguala su lucir...


En la calle ni el viento se animaba a soplar. Cada casa sería un mundo, la mía era un mundo en sí misma.

Nos levantamos temprano para sábado y en un cuasi silencio cada uno hizo suya alguna tarea que lo ayudara a matar el tiempo… esperando que llegara la hora.

Apronté el mate que simula calma… descolgué la bandera que descansa en la ventana entre partido y partido pero que mientras juega Uruguay está en manos de Sebastián… De a poco nos fuimos organizando. Familia y amigos que ya estaban y otros que fueron llegando, cábalas, (las que pudimos mantener)… nervios, ansiedad, emoción… mucha expectativa.

Todos de pie a la hora del himno… (menos mi marido y no precisamente por cábala y mucho menos por irrespetuoso)…. inevitable la lágrima a punto de caer al son del SABREMOS CUMPLIR, SABREMOS CUMPLIR que todos entonamos con fuerza, como queriendo que el canto llegara hasta Sudáfrica, hasta el corazón mismo de cada jugador…

Y después… el alma puesta en cada jugada… los dedos cruzados en cada llegada peligrosa al arco de Muslera, los gritos de gol, con abrazos y besos de uno para todos, de todos para uno, bandera y camisetas incluidas... también hubo desazón, somos Uruguay… no solo sabemos cumplir, también sabemos sufrir y ahí estuvo el inevitable rato de sufrimiento…

Increíble pero cierto, el partido terminó y pasamos a cuartos después de 20 años y enloqueció el país entero…acá, en Sudáfrica y en cada rincón del mundo se pudo sentir un URUGUAY NOMA!!!! … y no fuimos chicos, ni pocos, ni pobres, ni grises… fuimos el sentimiento, las ganas, la rebeldía, la revelación, la ilusión renovada… celestes y blancos.

Todos a la calle del país, do jamás se pone el sol… bandera y camisetas incluidas.

Festejen celestes … festejen!!




domingo, 13 de junio de 2010

Off...



Hay tanta luz, que no puede ver y tanto silencio que no puede escuchar…

va a esperar el atardecer, para que los perros empiecen a ladrar.

En la sombra y entre los ladridos lo va a buscar,

para sacarse esa duda que la quiere matar.

Hay tanta luz, que no puede ver y tanto silencio que no puede escuchar…

va a esperar la noche, para que los gatos empiecen a maullar.

A la luz de la luna y entre los maullidos la va a buscar,

para sacarse esa duda que lo quiere matar.

Hay tanta luz, que no pueden ver y tanto silencio que no pueden escuchar…

van a darle off a la llave general de la ciudad, para que todos sus habitantes empiecen a gritar.

En medio del ruido y de la oscuridad se van a buscar,

para sacarse esa duda que los quiere matar… sin hacerse responsables de lo que pueda pasar.

sábado, 5 de junio de 2010

Te sé de ida y de vuelta...




Yo conozco… tu presencia ausente, el espejismo de tu realidad.

Tu vida en agonía, la fuerza que tiene tu debilidad.

Yo conozco… tu afortunada miseria, el fin de tu voluntad.

Tu instinto más bajo, la razón única de tu dualidad.

Yo conozco… tu bendito pecado, tu ordinaria solemnidad.

Tu inocente delito, la trampa de tu verdad.

Yo conozco… tu mancha impoluta, la vergüenza de tu dignidad.

Tu sagrada maldición, la angustia de tu felicidad.

Yo conozco… tu sabia ignorancia, el egoísmo de tu generosidad.

Tu sentir indiferente, la armadura de tu humanidad.

Y sé de tu vacio colmado, de tu oscura claridad…

Yo sé cuando vienes y cuando vas.

sábado, 29 de mayo de 2010

Matthew Chardonnay



Yo fui muy feliz en este altillo prestado, ubicado en lo más alto de una pequeña Iglesia en Yonne, Borgoña… aunque está venido a menos, con las paredes sucias y descascaradas y los pisos de madera levantados.

Viví solo por elección, trabajé lo necesario para satisfacer mis necesidades básicas y alguna más… romántico incomprendido, mujeriego, parrandero, de amistades esporádicas y solo útiles para noches de juerga desbundada. Con alguna prostituta disfruté filosofando sobre la vida, mucho más que del sexo pactado.

Pleno, ilustrado, profesional del dibujo, reconocido, halagado. Podía pasar días sin dormir, lápiz en mano, papel y carbónico mediante, dibujando increíbles obras de arte.

También supe ser alquimista, medio brujo, oculto claro… no es época de hacer brujerías en público… y terminar quemado en alguna hoguera.

Cuando me tocó, pasé por digno caballero en cenas lujosas y cuando no, por digno pordiosero en cualquier Bar de los bajos, sintiéndome igual de colmado en ambos lados.

No recuerdo bien que me pasó… tal vez me excedí de alcohol, pero hace tres días ya que mi alma se separó de mi cuerpo y acá estoy, esperando que me encuentren…

Para otra vida… me propongo hacer más amigos… al menos alguien que note mi ausencia… tal vez una familia bien constituida, eso no estaría mal… como para compensar tanta soledad… linda soledad.

Estoy experimentando un sentimiento diferente… es…. aburrimiento… nunca me había pasado… mmm cuando me van a encontrar? mientras, sigo mirando mi altillo y preguntándome como pude vivir tanto tiempo aquí… en este lugar tan reducido… y bue… ya tendré casas amplias y cómodas, seré tal vez la Señora de algún arquitecto próspero.

Pero no voy a dejar todo acá… me voy a llevar algo… estaría bien un poco del gusto a la soledad, por si me hace falta me llevo algo de brujo asique también se viene eso conmigo… que más?? El Arte… dejo el de dibujar y guardo la esperanza de que se me conceda algún otro… escribir tal vez, no sé…. cualquier cosa que sirva para purificar al alma cada tanto… Los vicios…? mejor los dejo… bue… me llevo apenas un poco de cada uno, pero solo un poco.

Ahí vienen, van a encontrar mi cuerpo… Quien? El cura… quien más?.

Ah!!! antes de irme… un poco de adaptación también me voy a llevar, para poder congraciarme tanto con la murga, como con el tennis.

Así está bien… ya me voy, una nueva vida le espera a mi alma que nunca dejará de ser Bohemia… parezca lo que parezca.

domingo, 16 de mayo de 2010

Feliz día...


Mujer infranqueable, misteriosa, elegante...
a veces amiga, alegre o distante.

Mujer mística, constante...
a veces próxima, equilibrante.

Mujer intachable...
a veces dominante.

Mujer generosa...
en la tierra y desde el cielo,
siempre madre.

jueves, 13 de mayo de 2010

El deseo...




Habían quedado a la una y sabía Agustín que Mia no estaría ahí en hora, igual no le importó, podía y sabía esperar, no sería la primera vez… treinta minutos aguardó, leyendo los casos a conversar, mirando el mar que parecía calmo desde aquella ventana, pensando, fantaseando.

Intespetuosa entró Mia, con su andar seguro, rápido, avasallante, el pelo como al viento y cargando como de costumbre, unas cuantas carpetas amarillas.

- Disculpa, se me hizo tarde -le dijo-, inclinándose levemente y rozándole apenas el brazo, para derramar las carpetas que llevaba, sobre el escritorio, las que se deslizaron sobre las de él, con una suavidad cuasi erótica similar al deslizamiento entre dos cuerpos en llamas que esperan ansiosos un encuentro.

- Todo bien -respondió- mientras volvía en sí después del roce desestabilizador que había recibido.

Se sentó justo frente a él y comenzó la reunión. Agustín agradecía tener la habilidad de comprenderlo todo con solo escuchar algo, porque le era imposible no distraerse, no virar su mirada hacia los pechos marcados que Mia ostentaba… para colmo la mesa era de vidrio y si bajaba la mirada, se encontraba con sus piernas cruzadas y el vestido levemente levantado que mostraba mas de lo estrictamente necesario. No era fácil, pero tampoco imposible y hasta estimulante si se miraba la situación con lupa.

Mientras se intercambiaban las carpetas, se rozaban las manos, los ojos se encontraban y quedaban fijos unos segundos que parecían horas, volvían a esquivar las miradas y se diluía el deseo para encenderse en un microsegundo con más y más fuerza cada vez.

De a ratos se veían perturbados, las ganas de tocarse se intensificaban en uno y en otro… las voces bajaban el volumen, porque tanto deseo las opacaba… el entorno se volvía insostenible, ya no podían pensar, la reunión perdía sentido, nada estaba en su lugar, las almas flotaban por alguna dimensión a la que ellos en cuerpo no se animaban a ir.

La reunión terminó, la jornada también… hora de salida y mañana sería otro día. Pero no, esta vez no… bastó un pequeño intercambio de miradas y palabras y quedó claro que aquel encuentro de cuerpos no se podía seguir prolongando… había llegado el momento, lo necesitaban, se lo debían, no podían esperar…

Mia llegó, tocó timbre, el portero eléctrico abrió la puerta, el ascensor estaba abajo… nada conspiraba en contra, todo se sucedía con una fluidez eufórica. Dos pisos, no eran muchos, no daba tiempo de reavivar dudas y mucho menos de arrepentirse. La esperó en la puerta, del ascensor sin escalas al cuarto, sin palabras ya que hubiesen sobrado… tanto como sobraban los motivos. Inmediatamente se encontraron los labios, las manos de él se embardunaron con la piel erizada de ella, sus dedos no soñaron más con desnudarla, lo hicieron. Lento… rápido… rápido… lento… cayeron las ropas, cayeron los miedos y las preocupaciones, se olvidaron del mundo, estaban solo ellos, nada del día a día que molestara y para colmo, no había prisa… entonces se permitieron abusar del momento, agitarse, apasionarse…

Despacito, como si ella fuera un puzle mil veces armado, Agustín fue poniendo cada pieza en su sitio, como si la conociera desde siempre, colocando todo en el lugar y en el momento deseado…. Y estallaron cual escandalosos fuegos artificiales un 31 de diciembre, la misma alegría, la misma nostalgia, la misma impotencia, hasta la misma desolación… todo esos sentimientos mezclados, todo ese semen derramándose entre el vaivén de las piernas, una y otra vez.

Y después, el alivio de la concreción, la sed saciada, el reconocimiento de que si lo deseaban, el misterio, el engaño, el secreto, la incertidumbre de lo que vendrá, el querer deshacerse de algo que en realidad, no se tiene…


sábado, 8 de mayo de 2010

SITUACION: Yo, sin auto...



Hay muchas mujeres que no manejan, aclaro, no manejan autos, porque manejar en sentido amplio, lo hacemos todas las mujeres.

Pero para mí, que soy una mujer chofer, el auto es una adicción… lo sé, por más que muchas veces digo que sería mejor no saber manejar y entonces no me correspondería la agotadora tarea de llevar y traer los niños al cole, a sus múltiples actividades extra, a la casa de amigos, a los cumpleaños, al fútbol, de ir a hacer las compras del super, de ir a pagar las cuentas, de manejar a la vuelta de las fiestas para que mi marido pueda tomar sin tener que manejar ese día, ya que el resto de los días va y viene a trabajar manejando…Ah y también a la práctica de futbol, faltaría más, justo tener que manejar después de una fiesta pobre!!!

Por suerte para mi marido, yo manejo desde que tuve edad para hacerlo y desde antes también… y por suerte para mí, porque la independencia que me da manejar, no tiene precio. Pero a pesar de eso, para mí el auto es un mero medio de transporte, nunca me enamoré de uno, siempre lo usé y nunca supe cómo ni cuándo cuidarlo… lo hago lavar cuando no da para más y el lavado dura una semana con mucha suerte y viento a favor.

Lo cierto es que si el auto se me rompe, como me pasó ayer, se me viene la noche… lo primero que hago es llevarlo a la estación más cercana y poner cara de desgraciada, buscando que algún hombre de los que trabajan ahí,  haga el intento de hacer el arreglo mínimo necesario para poder seguir andando hasta nuevo aviso… por lo general logro dar pena y logro que lo intenten, pero rara vez solucionan el problema… entonces paso al plan B y llamo a mi marido… quien en un acto de generosidad sin precedentes se ofrece a llamar al mecánico y a ver en qué momento del día puede ayudarme con el tema… sigo sin solución y plan C llamo a car up y mando el auto directo al taller… sin mí, obvio, que se arregle solo el hijo de….

Ya definitivamente sin auto, entro en pánico, me pongo a pensar que no voy a poder salir de trabajar a las 18.00 y estar 18.05 en el cole, 18.10 en taekwondo, 18.20 pasar por el banco, 18. 25 por el abitab, 18.40 de vuelta en casa para cocinar…. 19.00 otra vez en taekwondo… y así sucesivamente. Para tomarme un ómnibus no me dan los tiempos y ya no sé donde se toman, ni en que horarios, ni que línea tomar para ir a tal o cual lugar… obviamente tampoco tengo idea a cuanto está el boleto ni monedas para pagarlo… la solución sería entonces un taxi, pero pienso que me sale carísimo… Llamo al mecánico y me da la fantástica noticia de que no voy a tener el auto para esa tarde…que con suerte a mediados de la próxima semana… y en ese punto, colapso. Entonces, Plan D lo dejo a mi padre sin auto, convencida de que definitivamente en esta vida, nadie necesita un auto más que yo.

Y eso, hace que me sienta una burócrata, oligarca, mal criada psicotizada y sin conciencia social… sin perjuicio de lo cual y a pesar de esa impresión tan fea que me queda de mí, ya voy pensando en cambiar de auto… que se creyó? … dejarme a “MI” a pié… ja!

miércoles, 5 de mayo de 2010

Piano... piano...


Cuando se siente la distancia y lastima la indiferencia, cuando sabemos que es el fin y no nos resignamos a la pérdida, el corazón se achica y la cara se opaca… y se nublan los días y se entristece el cuerpo… y el mundo entero lo nota, porque la careta se rompe sin arreglo.

Cuando buscas a tientas en la oscuridad y no es posible encontrar, cuando recorres un camino empinado y lleno de obstáculos, el sol desaparece y siempre es noche sin luna... y las estrellas parten hacia otro universo… y te quedas sin luz, porque tu alma entera transita por un apagón.

Cuando no para la tormenta y te inunda la lluvia del llanto, cuando reconoces el motivo y no quieres aceptarlo, el vivir se vuelve pesado y no encuentras la salida… y las guías se esfuman… y no quieres seguir, porque la forma de hacerlo no se revela.

Cuando pasa eso, porque pasa, porque la vida es así… como una montaña rusa que sube y baja… solo queda algo en ti, muy en la profundidad, a lo que puedes apelar para volver a tu lugar… la paciencia… que siempre está, solo es cuestión de buscar con voluntad… y dejarla obrar.


martes, 4 de mayo de 2010

de perdidas y de juicio...

imagen: www.images,google.com

Hace unos días escribí algo… sobre las cosas que hacemos sin hacer… empezaba diciendo algo así como… “Tantas veces, decimos sin decir, miramos sin mirar, temblamos sin temblar…”, pero algo pasó, no le dí guardar, y lo perdí.

Intenté reescribirlo… pero todos los que escriben saben que eso no es posible.

Dejé pasar un tiempo y acabo de intentar, no ya reescribir lo que perdí sino volverlo a hacer, con los mismos conceptos y lo logré.

Esta vez, llegue hasta mi blog con esas letras, pero hubo un problema con la imagen que subí y entre copiar y pegar …increíblemente… lo volví a perder.

Es evidente, que por algo, no debo escribir sobre eso, me quedó clara la señal.

Lo que no me queda claro es que estoy perdiendo realmente, la capacidad de escribir?, las ganas?, el juicio?, por si a caso, le voy a dar guardar y lo voy a respaldar.


miércoles, 28 de abril de 2010

Fuera de Servicio....


 Hace días que no escribo… y es porque siento que no puedo escribir de lo que quiero y no quiero escribir de lo que puedo…

Escribir algo hoy, sería como escribir una carta que nunca vas a poder mandar porque sencillamente, no tenés la dirección del destinatario, o también podría ser como hacer el escrito, para evacuar la vista, para que no se venza el plazo…

Entonces, hacerlo sería casi un insulto a mi misma y a los que me leen… y no quiero insultar a nadie.

Acá me quedo esperando que vuelvan las musas adecuadas… las que andan hoy en la vuelta son muy atrevidas.



sábado, 17 de abril de 2010

SITUACION: hombre enfermo...

                                                                                     imagen: www.telegraph.co.uk

Ellos son de enfermase poco -a Dios gracias- digo, por lo general, salvo algunas excepciones que confirman la regla, los hombres no se enferman.


Ahora, cuando se enferman tardan en asumirlo. Entonces, gripe a cuestas, aunque llueva, aunque caigan pingüinos de punta, se van igual a trabajar (esta bien, para que se van a quedar, si nosotras no vamos a estar), paran en la primera farmacia que ven y compran el primero de los 553 antigripales que comprarán mientras dure la enfermedad…

Y si pinta juerga con amigotes, también van y vuelven tarde, aunque hay que reconocer que se cuidan, ese día no toman más de una cerveza y le siguen dando al antigripal.

Para cuando asumen que están enfermos, ya llegó el fin de semana, la gripe tiene 3 o 4 días de vida y vinieron las llagas en la garganta… ahí es cuando se recetan hacer cama y quedarse en casa (casualmente, cuando nosotras si, vamos a estar) y definitivamente hacemos las veces de enfermeras primero, nurses después y médicas más tarde (práctica ilegal de medicina, lo cual nos convierte de un saque, en delincuentes).

Vamos y venimos por, para y con sus pedidos de auxilio 603 veces al cuarto (si la casa es de dos pisos, vale por un mes de gimnasio mínimo), donde ellos reposan a lo largo y ancho de la cama matrimonial, sin siquiera una remera, de calzón no más, porque son machos y aguantan los 7º bajo cero de temperatura ambiente.

De noche roncan, como siempre, pero ahora tienen una excusa (la nariz tapada, dicen) y nos da culpa propinarle los golpes de estilo para que dejen de hacerlo… terminamos entonces cediendo la poca parte de la cama que nos viene quedando y al segundo día de gripe, nos mudamos al cuarto de alguno de nuestros hijos.

El repartidor de la farmacia, ya pasó 473 veces por la casa y a esa altura es un amigo, más que un amigo… un hermano. Mientras tanto, el dueño de la susodicha farmacia, advirtió que se estaba quedando sin stock de pastillas para la garganta y muy considerado él, no dudo en hacer un pedido urgente al laboratorio, muy necesario por cierto, fundamentales esas pastillas, ya que ellos… los enfermos, insisten en alimentarse con rasposas milanesas y pizzas de masa crocante… sin ánimo de perjudicar claro, es que tan valientes, pretenden arrancarse las llagas de cuajo y en su inocencia, no comprenden que es peor.

De cualquier forma hay que agradecer que no pierdan el apetito y mantengan las defensas altas, aún cuando suponga otras 600 idas al cuarto para llevarles comida, eso no solo suplantará otro mes de gimnasio sino que también, muy probablemente… los mantenga sin fiebre… la que de venir, podría desencadenar en otro fin de semana igual o incluso peor y otro pedido urgente al laboratorio esta vez de antifebriles… -Dios no lo permita-.

Esa misma alimentación sana le va a dar suficiente vigor para toser fuerte y carrasposo cual ladrido de perro, (se recomienda alejarse y llevar los niños al fondo con el perro, si es que el hombre enfermo ya no ocupó su lugar) y esa tos sumada a que tienen los oídos tapados debido al estado gripal general, hace que el volumen de la TV esté inevitablemente al máximo.

Perfecto, porque basta con una sola TV prendida y la casa entera la escucha en estéreo. Esto no es un dato menor, terminaremos el fin de semana, con una riquísima información respecto de la liga española, la liga inglesa, la italiana y la Champion Liga…cosa muy similar a la trilogía hombre-fútbol-enfermedad, religiosamente comparable al padre, el hijo y el espíritu santo que son uno y son los tres.

Habiendo mediado el fin de semana sin fiebre a la vista, somos optimistas y pensamos que ésta ya no vendrá… ya podemos ir por más: encomendarnos a los santos que aún no hemos molestado y suplicarles que llegue el bendito lunes o que por lo menos, todos los jugadores sean Beckham, David y David Beckham a la vez.

Amen.

OTRA ESPECIE EN EXTINCIÓN...


El amor, que temita para un sábado a las 8 AM…

Hoy, no sé porque me desperté pensando en “Romeo y Julieta” de William Shakespeare y en ese amor, que de tan imposible terminó por provocarles la muerte.

Claro que en tiempos de Shakespeare los amores prohibidos eran realmente prohibidos, no existía posibilidad alguna de que ese amor pudiese vencer los obstáculos.

Más adelante, la paciencia fue la mejor aliada, algún día les contaré la historia de mis abuelos, que supieron esperar años (muchos) para que se levantara (o levantarse) la prohibición de estar juntos … el que espera desespera, dicen, pero no fue su caso… y finalmente lo consiguieron, vencieron, pudieron.

Pero hoy, creo yo, el amor prohibido es una especie en extinción… pues no existen ya prohibiciones ni obstáculos tan fuertes que impidan a dos personas estar juntas si así lo quieren… (hablo del amor prohibido no del amor imposible, que es harina de otro costal).

Habrá si, padres que no estén de acuerdo con relaciones de sus hijos cuando estos son muy chicos, pero más que a una prohibición pre-establecida, se debe a un afán de protección, al temor de que sean lastimados… y aún cuando lo intenten, prohibir el desarrollo natural de esa relación, les es prácticamente imposible, … por lo cual, siguiendo el consejo del viejo dicho, como no pueden contra el enemigo, se unen a él, cosa que nunca hubiesen hecho los padres de Romeo y Julieta.

Además, estos niños, pre-adolescentes (como está de moda decir) tienen un millón de recursos tecnológicos, gracias a los cuales, pueden estar en contacto con “el amor de su vida” las 24 horas del día… y ya no importa si uno se cambia de colegio, si se muda a otra ciudad o incluso de país… porque adherido, cual brazos y piernas al cuerpo, como tienen el celular, los sms, el facebook, el msn y otros (que yo desconozco), no hay un solo minuto inmune a tales recursos y lejos muy lejos quedó el tiempo de las cartas manuscritas y las semanas que tardaba el correo en llevarlas de puerta a puerta.

Por lo tanto, las prohibiciones van cayendo una a una, porque las sociedades cambian, las cabezas de los adultos a cargo de los niños y las de los más adultos a cargo de los adultos, cambian y los medios facilitan las cosas… y el amor prohibido entonces, deja de existir como tal y como toda especie que se extingue deja ese sabor a nostalgia… ya me veo algún día contándole a mis nietos historias de amores prohibidos, tal y como les cuento hoy a mis hijos, que de chica llenaba frascos enteros con bichitos de luz y baldes con sapitos de Darwin… o que jugábamos con pomos de agua en carnaval, mientras me miran azorados…

Algún bichito de luz, han logrado ver en vivo y en directo, mientras que sapitos de Darwin, solo por fotos… (pomos, nunca más), pero del amor prohibido no van quedar pruebas documentales, y así como se perdieron el encanto de esos animalitos, en medio del océano electrónico en el que viven (si fuera un pomo, sería otra cosa), se perderán el encanto del amor prohibido, porque nobleza obliga, pocas cosas deben ser tan encantadoras como lo que se considera prohibido…

En definitiva, a lo que iba (y me distraje un poco, asique ahora resumo) es a que no vamos a encontrar Romeos y Julietas en el siglo XXI, amantes imposibilitados de vivir su amor a la luz de día, obligados a ocultar el mas puro de los sentimientos, a causa de las opiniones de los terceros y afines, no en este mundo en el que las separaciones, los divorcios y “los tuyos, los míos y los nuestros”, son moneda corriente. Si las excusas no logran caer… entonces ni es prohibido, ni es amor.

martes, 13 de abril de 2010

Mis hijos...



Mis soles, mis brisas, mis lágrimas y mis risas.
Mis miedos, mis éxitos, mis logros y mis méritos.
Mis realidades mis locuras, mis sueños y mis corduras.

Mis sentimientos, mis pensamientos...
Mis idas y mis venidas.
Mis maldiciones, mis condiciones...

Mis días, mis noches, mis gracias y mis reproches.
Mis compañeros, mis testigos, mis colegas y mis amigos.
Mis lunas, mis desvelos, mis soledades, mis desconsuelos.

Mis alegrías, mis brujerías...
Mis súplicas  y mis dúplicas.
Mis bendiciones, mis conclusiones...

Mis pequeños bellos, mis "todo"  y de mi nada sin ellos.


miércoles, 7 de abril de 2010

Exijo una explicación...



Inevitable es mirar, tocar, sentir…

Inevitable es enamorar, crecer y desenamorar…
Inevitable es la rutina, la desidia, es dejarse llevar.

Inevitable es que te busquen, que te encuentren, buscar y encontrar.

Inevitable es ganar, perder, aflorar…
Inevitable es mostrar, ver y gustar…
Inevitable es caer, poder, es volverse a levantar.

Inevitable es ilusionarse, que te desilusionen, ilusionar y desilusionar.

Inevitable es intentar, reconocer, enfrentar…
Inevitable es reír, lastimar y llorar…
Inevitable es disfrutar, saborear, apasionar.

Inevitable, es lo que no se puede evitar, inevitable es lo imposible, lo dudoso, lo incomprensible, lo que no se puede parar, lo que no se puede explicar,  justo cuando piensas que lo vas a lograr.

martes, 30 de marzo de 2010

TROYA: "las mujeres, tienen su manera de complicar las cosas..."


imagen:


Tal vez dormía… no sé… y si dormía todo había sido un sueño y si era un sueño, nada de aquello había sido cierto y si no era cierto… entonces era un cuento… y sí, de cuento tenía aspecto… pero de aspecto lo cierto a veces es como un sueño o como un cuento, que a veces tiene más de cierto que de cuento o de sueño. El era cierto… ella era cierta, ciertos sí, pero tal vez no verdaderos, porque verdadero, no es solo lo cierto… a veces la verdad está en el sueño o en el cuento. Digamos que era un cuento… porque para sueño duró demasiado tiempo y en tiempo un cuento, puede ser eterno. No, eterna será la imperiosa necesidad de ser dichoso, pero dichoso eterno, no se puede ser ni en un cuento, pero tal vez sí en un sueño porque dura mucho menos tiempo. Entonces ya sé, primero fue un sueño, mientras duró la dicha, después, metamorfosis mediante, pasó a ser un cuento… pero un cuento eterno y si fue eterno entonces no siempre fue dichoso… y si no fue siempre dichoso entonces fue cierto, cierto si, pero no verdadero.

sábado, 27 de marzo de 2010

Fotos doradas.... de la vida andada...

                                                          ímagen: http://www.chiki-tita.com/

Hubo un día, en el que me encontré con una caja celeste llena de fotos…las fui sacando de a una y, mirándolas detenidamente, ellas fueron cobrando vida… y la inconsciencia me jugó una buena pasada e hizo que se esfumara el presente y me llevó sin escalas al pasado glorioso de aquella juventud hoy añorada…

Y me puse en remojo el alma y la curé en el recuerdo de aquellos momentos… como tocada por la varita mágica de un hada.

Volví a caminar por todas aquellas arenas, volví a lastimarme caminando descalza entre todas aquellas rocas, volví a sumergirme en todos aquellos mares, volví a agradecer amaneceres y a aplaudir atardeceres, volví a los fogones en Manantiales, miré “martes 13” aterrada, jugué a Antón Pirulero, a dígalo con mímicas y al WAR 1 hasta altas horas de la madrugada.

En Las Mesitas, volví a tomar mate al sol y cerveza a la luna, anduve en bici recorriendo casas abandonadas que pretendíamos embrujadas y a caballo en los bosques del Jagüel y de la 39, volví a escaparme a La Pedrera, volví al camping de La Paloma, volví a los ranchos sin eléctrica del Cabo y a las dunas de Valizas, volví a bailar en Space, en Ezequiel, en Las Grutas y en Brujas…volví a Gorlero y a las escaleras de las maquinitas de Diego, volví a pasar rapidísimo una y mil veces por el puente de La Barra, volví a jugar a la escondida en la casa de Karina, al brushing de Andrea, a los libros de Historia y Derecho con Silvana, volví a la combi de Rosario, al chevette de Laura, a la hondita de Claudia, volví a mí Meharí … y a la otra, a la que buscaba las olas entigradas... volví a las siestas cantadas y a las siestas encantadas…

Recordé aquellos secretos, los encuentros milagrosos, las miradas provocadas.

Me puse el walkman y me tiré a lo largo en el muro de La Olla y escuché “bailar pegados” en El Emir, y viajé a Montevideo y Noel me presentó a Sabina y Sabina me regaló “besos de judas” primero y todo su repertorio después… me cansé, y volví a estar cansada.

Recorrí facultad, me estremecí frente a la lista con los resultados del primer examen, tomé un té de vaso largo en la cantina, estudié en la biblioteca, fui a cinemateca, me senté con Martín en el Lobizón y lo vi escribir un poema para Ximena… y con ella volví a Jamaica y se me incorporo la mística y volví a conocer la verdadera transparencia…y recordé como era la nada.

Y casi volví al momento de la elección, pero justo ahí, en simultaneo con la lágrima que peleaba por derramarse sobre mi mejilla, la conciencia me jugó una mala pasada y me arrancó de un tirón de donde estaba, trayéndome de un cimbrazo al acá y ahora… donde estoy sentada, en medio del diseño perfecto… de una vida decorada.

jueves, 25 de marzo de 2010

SOLO PARA VALIENTES...

Imagen: Valentina ... porque nada es casual.


Me gusta ver a las mujeres cuando se animan, cuando se la juegan, cuando toman decisiones valientes, aunque les lleve tiempo, aunque les cueste mucho, aunque sientan hasta angustia de hacerlo.

Me gusta verlas cuando se encuentran con sus verdaderas necesidades y deciden hacer un movimiento y en el mismo acto, mueven el universo entero.

Sí, me gusta verlas, me hace sentir orgullosa del género… ese género femenino, que tanto le cuesta entender al masculino…

Con esas mujeres, me encuentro a diario… hoy es una, mañana otra y la que era ayer ya hoy no lo es… mañana volveré a ser yo y pasado tu, todas somos esas mujeres en algún momento de nuestras vidas… todas… que bueno que podamos serlo, solo por tener esa posibilidad debemos regocijarnos.

Y hasta a veces, hay valentía en la propia cobardía de no moverse, porque bancar el sufrimiento es solo para valientes.

Solo estas líneas, pocas pero suficientes… dedico hoy a honrar a esas mujeres… que somos todas y somos una y tenemos la capacidad de reponernos cada vez que en un gran acto de valentía, traemos otra mujer al mundo.

domingo, 21 de marzo de 2010

TORMENTA DE PENSAMIENTOS ...

                                                                           Imagen: www.javierotego.com

Un whisky... un cigarro... sola en la cocina. De fondo, "Alvin y las ardillas", en la TV del living.

Están mis hijos, un amigo de Sebas y Fernando, pero tengo la sensación de que todo está en silencio... el silencio está en mi interior y es muy profundo.

Tanta información, tantas señales, tanta tentación... y sin embargo…acá, ahora, nada me perturba... estoy tranquila, al punto que siento la falta de la ansiedad y la rebeldía que me acompañaron los últimos días, pero no las extraño, las veo irse y las dejo alejarse con algo de satisfacción... pero, no paro de mirarlas y están cerca...si me estiro las toco y si me esfuerzo, las traigo de nuevo conmigo.

Recién cenamos y sentí amor en el ambiente, me encantó... ese es el estado que deseo.

Me reconozco, me desconozco, me veo, me invento, me acepto, me rechazo.... Vuelvo a mi silencio... se siente bien.

No me siento en condiciones de tomar decisión alguna ahora...pero si en condiciones de buscar la forma y el momento.

Para mañana? no espero nada... solo lo aguardo para verlo y vivirlo, como sea que se presente ... con o sin sentido... como esto que ahora escribo y que creo solo yo, poder entenderlo desde lo más legitimo.

Tal vez también quienes hoy estuvieron conmigo... los presentes y los que estuvieron desde otras dimensiones.

A ellos, a todos ... les agradezco, los quiero y desde acá los abrazo y los siento.

domingo, 14 de marzo de 2010

MEA CULPA ...


imagen: tagtheartistgallery.com



- Que dignifica ostentación mamá?

Sebastián ya no me sorprende con sus preguntas, desde muy chiquito fue curioso, gustoso de aprender, siempre queriendo saber el significado de todo lo nuevo que se le presentara…

Ostentar -le respondí- es mostrar con alevosía todo lo que uno tiene, pueden ser objetos materiales o no… se puede ostentar también un buen físico, ser inteligente… muchas cosas…

- Vos querés ser flaca entonces, para ostentar, por eso salís a caminar y haces dieta? repreguntó... obvio, no suele conformarse con una primera respuesta.

Claro que enseguida le contesté que no, que mi idea no era ostentar sino sentirme bien conmigo misma… - pero, (me dijo) también te gusta que los demás te digan que estás flaca… entonces vos, ostentas por ser flaca… Ante eso, seguí argumentando a mi favor, intentando hacerle entender que lo que yo hacía no era ostentación…en un momento… volvió su atención a la pelota que siempre tiene cerca y dejó de escucharme (si, si… es igual al padre)… no supe si me creyó o siguió con la idea de que mamá era una ostentosa de su imagen. Preferí no ahondar en lo que quedó pensando, hay cosas que mejor no saber.

Increíble -me dije- que con todos los ejemplos que pudo darme de “ostentación” buscara uno en mi persona… terminé por entender que no importaba la palabra nueva, ni el significado, que cualquiera hubiese sido, lo habría relacionado conmigo y especialmente con mi obsesión por mi estado físico…y me preocupó el mensaje que seguramente estaba dando…

Entonces y enseguida asumí que en realidad si, prefiero ser flaca a gorda, prefiero el pelo lacio al pelo con rulos, prefiero parecer más joven, a parecer más vieja… prefiero ser moderna a demodé, más sexy que mojigata, más divertida que aburrida, más amiga que madre de mis hijos… y reconozco que me encantó escuchar que me dijeran... "pero que mamá más joven..." y me encanta que me miren los de 50, los de 40 y los de 20… y me reí con satisfacción cuando mi vecina me comentó que sus hijos, que rondan los 15, le comentaron “que buena está la vecina”… y hago todo lo posible e incluso invierto lo necesario para verme bien… para mantenerme joven física y mentalmente… Y porque no decirlo? si sigo siendo una buena persona, una gran escucha de mis amigos y amigas, una buena profesional, esposa y madre…

Intencionalmente, retomé la conversación con Sebastián y le expliqué, lo que él quería saber y que nada tenía que ver con la ostentación… se lo expliqué, porque el mensaje que le quiero dejar claro, … es que su mamá, prefiere ser sincera a hipócrita.

sábado, 13 de marzo de 2010

Para: mimama@elcielo.com



Tu fiel esposo, se decidió por el velorio mas largo posible en horas, quizá aferrándose a ti y tratando de que tu estadía en al tierra se prolongara de cualquier forma, yo no estaba de acuerdo, pero no me atreví a manifestarlo.

Tenías pocas flores porque tu misma te habías encargado de aclarar que no las querías y aquellos que te conocían y te habían visitado durante tus últimos días de lucidez, habían respetado tus deseos. Sin embargo, los que te contradijeron lo hicieron a lo grande... enviando caras coronas de tamaños y colores importantes… no quedó mas remedio que recibir esas coronas, de todas formas hicimos lo posible para que se pusieran lejos del ataúd.

Aquella noche no dormimos… mis amigas de la vida, fieles como pocas, nos acompañaron hora tras hora, un gesto imposible de olvidar. Claudia, a quien tanto tú querías una vez que estuvimos solas con la gente de confianza, sacó de su bolso un lápiz de labio con el que le dio un tenue color a tu cara y a tus mejillas… convencida de que vos no querrías verte tan pálida como te veías.

Fue un velorio maratónico, durante tus últimas horas en la tierra se conglomeró tanta gente que la funeraria se vio desbordada. A falta de flores, habías recibido cientos de telegramas e incluso cartas que escribieron tus amigas “las chicas, chicas”…. Decidí ensobrar todo eso y ponerlo en el ataúd para que lo llevaras contigo… devota lectora como te sabía, estaba convencida de que si existía una mínima posibilidad, te iba a gustar mucho leerlo en tu nueva vida….

La agónica Caravana al cementerio, como no podía ser de otra manera, también fue larga y lenta desde Maldonado hasta San Carlos…ahí te esperaba mas gente… los Carolinos que no habían ido hasta Maldonado y que eran muchos… demasiados… también se acercaron a darte su último adiós.

Casi a las 6 de la tarde, más de 24 horas después de tu deceso, te dejamos ahí, en compañía de tus padres y de tu hija… A mí, me habrás visto entera, poniéndole al momento, la fortaleza que heredé de ti y que sabía tu esperabas de mi. Papá, estaba desvastado, imposible de consolar, imposible de parar su llanto… prácticamente, lo tuve que arrancar del nicho para llevarlo de vuelta a nuestra vieja casa.

Te confieso que por aquellas horas, no hacia mas que preguntarme que iba a ser de papá sin ti. El lo había dejado todo para cuidarte… su horas trascurrían a tu lado, viendo cada día como se deterioraba tu cuerpo y tu mente brillante y ahora quedaría solo y yo en Montevideo… pero la verdad es que la situación que tanto me preocupaba se resolvió por si sola sin mayores sobresaltos, pues él se sobrepuso mas rápido de lo que esperaba y confiado en que había hecho lo posible y lo imposible por ti, pudo seguir viviendo lleno de paz en su alma.

Yo, sin embargo tuve que hacer terapia para aceptar mi vida sin ti. Acostumbrada a tu presencia constante y abrumadora, acostumbrada a tu ayuda y a que tu tomaras decisiones que me correspondían, no era fácil ahora madurar de golpe y convertirme en la mujer que hacia rato debí haber empezado a ser.

Fuiste una mujer castigada… tuviste que aceptar quedarte sin padre prematuramente… con tan solo 22 años de edad… Tu primer cáncer de mama lo encaraste a tus jóvenes 30 años… en ese momento pusiste tu vida y la posibilidad de criar a tus hijas en primer lugar y no dudaste en resignar la estética femenina, permitiendo que te sacaran un seno por completo… pero extirpando el tumor que se hubiese llevado tu vida.

Sin duda nunca pudiste superar la muerte de tu hija Virginia… una muerte contra-natura, porque los hijos no mueren antes que los padres. Estoy segura que no pudiste perdonar ese hecho… y que si te fue posible le habrás pedido explicación a Dios en el cielo de eso…. Una de las cosas que tengo mas marcadas, fue aquella sobremesa a solas en la que me contaste lo difícil que era dejar a un hijo en un nicho de cementerio…. Otras de las cosas que siempre recuerdo… es el escucharte decir a todos quienes te preguntaban que tu tenias dos hijas… una en el cielo y otra en la tierra, dejando a tu interlocutor incapaz de pronunciar ninguna otra palabra.

Eras una mujer dura… infranqueable, avasallante, inteligente… pero infinitamente triste…tristeza que se acentuó cuando la vida de tu adorada madre llegó a su fin. Seguramente esa angustia constante fue la que te provocó el cáncer en tu segunda mama, después el de ovarios, después el de intestino… y finalmente el del hígado…el que te llevó.

Los Doctores decían que un cancer no tenia nada que ver con el otro anterior… todas las operaciones fueron exitosas, cada una te regaló años de vida… quiero que sepas que no fue fácil para mí acompañarte aquellos sábados a tus secciones de quimioterapia sé que tenía edad suficiente para hacerlo… pero todavía recuerdo con escalofrío aquel lugar… tu sentada, pinchada durante horas viendo como pasaba aquel liquido yo tomándote la mano libre, también sentada al otro lado de la camilla, mientras conversábamos con aquel hombre que tenía las secciones contigo y que un día para gran tristeza de ambas… dejamos de ver.-

Yo que había leído mucho al respecto estaba convencida de que la angustia te enfermaba que el no poder perdonar te atormentaba… sigo convencida hasta el día de hoy que esa fue la verdadera causa de tu muerte.

Cuando el cáncer se instaló en el hígado, ya no se pudo solucionar con extirparte total o parcialmente el órgano como se había hecho en otras oportunidades.

La vida me dio la posibilidad de mandar toda tu historia clínica y sendos exámenes al Memorial Sloan Catering Cancer Center de Manhattan. Hubo que desembolsar mucho dinero para obtener una respuesta, pero afortunadamente, eso no significo un problema… tu, desde luego no estabas enterada… la respuesta del afamado Centro Médico norteamericano nos resulto insatisfactoria por completo… no había mucho por hacer… para mi sorpresa, nos informaron que Uruguay es uno de los países mas avanzados en el tratamiento de cáncer de hígado y que el país contaba con todas las herramientas posibles para la lucha contra el mismo… que las circunstancias no eran favorables e incluso descartaban la viabilidad de un transplante. No fue dinero mal gastado como seguramente estas creyendo…aquel intento nos permite hoy vivir con la tranquilidad de haber agotado todas las posibilidades. Así fue que no nos quedó mas que aceptar le pronóstico médico de dos meses de sobrevida que terminaron siendo poco mas de cuatro… aunque pienso que tu vida terminó cuando ya no pudiste leer ni usar tu consabida inteligencia.

Algo para que tengas en cuenta, que seguramente te resultará significativo… tu pasaje a cielo tuvo lugar un 19 de noviembre… significativo para nosotros que sabemos que el de Virginia fue un 17 de noviembre y que ambas nacieron un 14 de julio…sé que este dato te hará reflexionar curiosa a cerca del misterioso encanto de vivir y morir.

Hace algunas navidades refloté la tradición del mantel rojo... armé una mesa navideña, como aquellas que tu solías armar y me permití recordarte en tus contados momentos de alegría… incluso le comenté a Valentina que así armaba las mesas navideñas su Abu Perla y la incité a aprender… cosa de que la tradición perdurara…

Todo está en orden en la tierra madre… tu puedes descansar en paz.