jueves, 13 de mayo de 2010

El deseo...




Habían quedado a la una y sabía Agustín que Mia no estaría ahí en hora, igual no le importó, podía y sabía esperar, no sería la primera vez… treinta minutos aguardó, leyendo los casos a conversar, mirando el mar que parecía calmo desde aquella ventana, pensando, fantaseando.

Intespetuosa entró Mia, con su andar seguro, rápido, avasallante, el pelo como al viento y cargando como de costumbre, unas cuantas carpetas amarillas.

- Disculpa, se me hizo tarde -le dijo-, inclinándose levemente y rozándole apenas el brazo, para derramar las carpetas que llevaba, sobre el escritorio, las que se deslizaron sobre las de él, con una suavidad cuasi erótica similar al deslizamiento entre dos cuerpos en llamas que esperan ansiosos un encuentro.

- Todo bien -respondió- mientras volvía en sí después del roce desestabilizador que había recibido.

Se sentó justo frente a él y comenzó la reunión. Agustín agradecía tener la habilidad de comprenderlo todo con solo escuchar algo, porque le era imposible no distraerse, no virar su mirada hacia los pechos marcados que Mia ostentaba… para colmo la mesa era de vidrio y si bajaba la mirada, se encontraba con sus piernas cruzadas y el vestido levemente levantado que mostraba mas de lo estrictamente necesario. No era fácil, pero tampoco imposible y hasta estimulante si se miraba la situación con lupa.

Mientras se intercambiaban las carpetas, se rozaban las manos, los ojos se encontraban y quedaban fijos unos segundos que parecían horas, volvían a esquivar las miradas y se diluía el deseo para encenderse en un microsegundo con más y más fuerza cada vez.

De a ratos se veían perturbados, las ganas de tocarse se intensificaban en uno y en otro… las voces bajaban el volumen, porque tanto deseo las opacaba… el entorno se volvía insostenible, ya no podían pensar, la reunión perdía sentido, nada estaba en su lugar, las almas flotaban por alguna dimensión a la que ellos en cuerpo no se animaban a ir.

La reunión terminó, la jornada también… hora de salida y mañana sería otro día. Pero no, esta vez no… bastó un pequeño intercambio de miradas y palabras y quedó claro que aquel encuentro de cuerpos no se podía seguir prolongando… había llegado el momento, lo necesitaban, se lo debían, no podían esperar…

Mia llegó, tocó timbre, el portero eléctrico abrió la puerta, el ascensor estaba abajo… nada conspiraba en contra, todo se sucedía con una fluidez eufórica. Dos pisos, no eran muchos, no daba tiempo de reavivar dudas y mucho menos de arrepentirse. La esperó en la puerta, del ascensor sin escalas al cuarto, sin palabras ya que hubiesen sobrado… tanto como sobraban los motivos. Inmediatamente se encontraron los labios, las manos de él se embardunaron con la piel erizada de ella, sus dedos no soñaron más con desnudarla, lo hicieron. Lento… rápido… rápido… lento… cayeron las ropas, cayeron los miedos y las preocupaciones, se olvidaron del mundo, estaban solo ellos, nada del día a día que molestara y para colmo, no había prisa… entonces se permitieron abusar del momento, agitarse, apasionarse…

Despacito, como si ella fuera un puzle mil veces armado, Agustín fue poniendo cada pieza en su sitio, como si la conociera desde siempre, colocando todo en el lugar y en el momento deseado…. Y estallaron cual escandalosos fuegos artificiales un 31 de diciembre, la misma alegría, la misma nostalgia, la misma impotencia, hasta la misma desolación… todo esos sentimientos mezclados, todo ese semen derramándose entre el vaivén de las piernas, una y otra vez.

Y después, el alivio de la concreción, la sed saciada, el reconocimiento de que si lo deseaban, el misterio, el engaño, el secreto, la incertidumbre de lo que vendrá, el querer deshacerse de algo que en realidad, no se tiene…


7 comentarios:

  1. Uy...que lindo Ana....Un beso, Maia

    ResponderEliminar
  2. Erotico, sensual, atrevido, entretenido ... tiene todo. Congratulations!

    ResponderEliminar
  3. gracias y besos para las dos...

    ResponderEliminar
  4. Que intenso Ana, me gustó mucho!!
    En Mis Musas...http://mismusaslocas.blogspot.com hay un regalito para tí y este original blog, espero que pases por él.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Me gusto mucho el relato, está muy bien contado y el paso es bueno. Te felicito.

    Saludos y sigo paseando por tu blog :)

    ResponderEliminar
  6. Gracias por pasar Ana Laura... sos siempre bienvenida.!!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias Patokata... por supuesto que paso... siempre!
    beso

    ResponderEliminar