jueves, 1 de marzo de 2012

Sin cámara de fotos II


Los hijos…. y sus diferencias a veces incomprensibles y el don que tienen para sorprendernos.
Poco antes de las  00.00, aprontó su mochila, el uniforme, dijo hasta mañana y se fue a dormir… sin tele, luz apagada, ojos esforzándose por mantenerse cerrados y mente concentrada llamando al sueño.
Es que Sebas es trasnochador, pero se ve que la víspera de su primer día en secundaria le trajo algo así como un ímpetu de responsabilidad y quería  hacer todo bien…  cuando me fui a despedir, me confesó que le estaba costando mucho dormirse,  pero seguía en el intento. Por primera vez, había puesto la alarma de su celular y al más alto volumen para despertarse 6.30 AM, un poco temprano de más -le dije- , mejor así, menos probabilidad de dormirme -me respondió-.
Asique la alarma sonó 6.30 A.M. y yo me desperté, la hermana se despertó, más de un vecino en el barrio seguro dio algunas vueltas en su cama y los perros ladraban… pero él no…  a las 7.00 fui a despertarlo, 7.15 volví y recién ahí sí… después de la reacción se aprontó, fruta de desayuno y rápido al auto.
Por si a caso, antes de salir me animé a decir "llevo cámara de fotos? " …  no hace falta contarles  la respuesta.
Nos fuimos… de camino al cole le pregunté si estaba nervioso me dijo que no, que estaba ansioso. Pregunté por preguntar, no se lo notaba nervioso, más bien contento, con ganas de ver qué  tanto de nuevo hay a partir de ahora, con ganas de enfrentar el desafío, con ganas de dar el paso al cambio.
Cuando llegamos al cole… bajó del auto, obvio no le di la mano como hice hace dos años con Valen, él nunca se hubiese dejado… más aún, iba un par de pasos adelante mío… y consideraba que no era necesario que me quedara a la pre-charla, pero todos los padres se quedaban y algunos hasta sacaban fotos… entonces lo aceptó.
Hablo el director, el adscripto anunció las clases y lo vi ir… correctísimo, sonriente, con sus ojos enormes y limpios abiertos al mundo… hasta el corazón le vi de camino y un aura celeste brillando…
Me fui, sin ninguna foto de mi último primer día de secundaria y pensando… ahora sí ya no mas actos de fin de curso, ya no mas obras de colegio, ya no mas disfraces de caballo, gaucho, tortuga pedidos un par de días antes del acto, ya no más manualidades por el día de la madre, pascua, navidad, año nuevo, san Valentín…. etc. etc. y…. nobleza  obliga… que alivio!!!  pero que nostalgia recordarlo a los dos años entrando al cole de mi mano, con filmadora y cámara de fotos (de rollo) …

2 comentarios:

  1. A mí me faltan dos años para que mi hija menor llegue al liceo y se acaben las fiestas de fin de año escolares. También va a coincidir con que su hermana salga del liceo, y ya está planeando mudarse a Montevideo para estudiar. La verdad deseo que estos dos años se hagan laaaaargos porque ambas perspectivas me asustan un poco :)

    Preciosa la entrada, realmente. Y suerte al nuevo liceal!

    ResponderEliminar